log in

Escuela

Básico  poker

Básico poker (9)

Razones para apostar

Saber el porqué de nuestras apuestas y cuando hacerlas es fundamental en el poker. Igualmente es importante saber cuánto deberíamos apostar una vez que hemos decido jugar la mano.
En las lecciones anteriores hemos visto cómo valorar la fuerza de nuestra mano, tanto preflop como postflop. Ahora ha llegado el momento de aprender los conceptos claves a la hora de apostar nuestras manos.
Saber cual es el momento oportuno para apostar pasa necesariamente por conocer los motivos por los que podríamos hacerlo. De forma muy general tenemos cuatro motivos para apostar:
- Por valor, para hacer crecer el bote y sacarle valor a nuestras manos más fuertes.
- Para proteger una mano fuerte, y asegurarnos que nuestros oponentes tienen que pagar para continuar en la mano o abandonarla.
- De farol, para conseguir llevarnos el bote con una mano débil obligando a abandonar a manos mejores.
- Para obtener información sobre la fuerza de la mano de nuestro oponente.
Si durante el proceso de decisión no tenemos claro que el motivo para realizar nuestra apuesta se corresponde claramente con una de estas cuatro razones, es muy probable, que lo acabemos haciendo cuando no debemos y por razones equivocadas. En estas ocasiones lo mejor que podemos hacer es no apostar.

APUESTAS POR VALOR

Cuando tenemos una mano fuerte, buscamos, hacer una apuesta y que nos paguen. En esta situación nos queremos asegurar que hay dinero en el bote para maximizar el valor de nuestra mano. En definitiva, cuando tenemos una buena mano queremos un bote grande.
Ejemplo :

razones-parapostar

No hay demasiadas cosas de las que tengamos que protegernos y deberíamos apostar para hacer crecer el bote intentando así aumentar la cantidad de fichas que podemos ganar con ella. En el apartado dedicado al tamaño de las apuestas veremos cómo decidir sobre el mejor tamaño de la apuesta en esta situación.

APUESTAS DE PROTECCIÓN

En ocasiones, nuestra mano es igualmente fuerte, pero la textura del flop la hace más vulnerable a las manos de nuestros rivales. El sentido de las apuestas de protección es salvaguardar nuestra mano de estas manos más débiles. De esta forma evitamos que estas situaciones ocurran y, al mismo tiempo, maximizamos la ganancia cuando nuestro rival paga para mejorar y no lo consigue. Una apuesta por valor con una mano que necesita protección puede ser de un tamaño un poco mayor a una apuesta por valor puro.
Ejemplo:

razones-parapostar2

En este caso es más que probable que tengamos la mejor mano en el flop, pero nuestra mano no tiene un valor tan claro como en el caso anterior, ya que los rivales que nos paguen pueden tener mejores oportunidades de mejorar. En este caso, nuestra apuesta es por valor pero, a la vez, protege nuestra mano de los proyectos de los rivales. Además, dado que es más que probable que nuestros rivales se sientan inclinados a continuar en la mano en este tipo de flops, nuestra apuesta puede ser un poco mayor que una apuesta de valor.
En cambio, con una mano como 7 7♠ en un flop 3 58 tiene poco sentido apostar para proteger nuestra mano, ya que muchas manos pueden ir por delante de la nuestra. Por tanto, no puede considerarse una apuesta de protección cuando existen pocas posibilidades de que nuestros rivales abandonen.

APUESTAS DE FAROL

Para mucha gente que no conoce en profundidad el mundo del poker, los faroles son un elemento fundamental del juego. Aunque es cierto que los faroles forman parte del juego, solo debemos utilizarlos cuando la probabilidad de que nuestro rival abandone la mano sea muy alta.
Anteriormente dijimos que los faroles consisten en aprovechar una mano débil para obligar a manos mejores a abandonar pero, no basta con tener una mano débil sino que necesitamos que nuestro rival abandone.
En ciertas situaciones las apuestas de farol forman parte de nuestro juego de manera natural. Imaginemos que hemos abierto J♣ 10♣ en posiciones finales y una de las ciegas nos ha pagado. El flop es K♠ 6 4♣.

Es cierto que nuestra mano es muy débil y prácticamente no gana a nada, pero es muy probable que nuestro rival no haya mejorado tampoco. Apostando conseguimos que manos como Q 10 o A♠ 9♣,que nos van ganando, abandonen la mano. Dado que nuestra mano sólo mejorará en el 40% de los flops, muchas de nuestras apuestas de continuación serán técnicamente faroles, pero contarán con la ventaja de la posición y la iniciativa para conseguir que nuestro rival abandone con la suficiente frecuencia para ser rentables.
En cambio, imaginemos que con la misma mano J♣ 10♣ hemos llegado K♠ 6 4♣ Q♠ 8 La carta del river no parece cambiar demasiado la situación, con lo que intentar apostar para forzar a nuestro rival a abandonar su mano puede no ser la mejor de las ideas.
Nuestros faroles tienen que apoyarse en las cartas de la mesa para obtener credibilidad. Si nuestra apuesta no parece apoyada por las cartas que han ido saliendo en sucesivas calles, y nuestro rival ha demostrado fuerza igualando nuestras apuestas, puede ser mucho más rentable abandonar la mano, que intentar representar una jugada en el river que, simplemente, no existe.

APUESTAS PARA OBTENER INFORMACIÓN

Decidir si una apuesta nos permitirá obtener información o simplemente será una mala apuesta puede ser realmente complicado. De hecho, si no conocemos cómo reaccionará nuestro rival a una apuesta determinada, la información que obtengamos puede ser dudosa o simplemente inútil .
Pongamos, por ejemplo, que conocemos a nuestro rival y sabemos que siempre resube con una mano fuerte y casi nunca farolea. Una apuesta pequeña nos puede permitir estimar la fuerza de su mano en función de cómo reaccione a ella. Si nos resube tendremos que abandonar la mano. Si solamente nos paga podemos suponer que su mano no es una mano fuerte y puede estar, incluso, intentando completar un proyecto.
De esta manera, las apuestas de información sólo resultan eficaces cuando la información que obtenemos es fiable y, sobretodo, cuando actuamos de forma disciplinada de acuerdo a esta información.
No sirve de nada realizar la apuesta para obtener información y, después de que éste nos resuba, considerar que debemos pagar porque nos puede estar mintiendo, cuando sabemos que casi nunca será así y que pocas veces se saldrá de la línea que conocemos.
Otro error común, no solo de los jugadores principiantes sino de muchos de nivel intermedio, es apostar demasiado a menudo por información. Si la información no es precisa no podremos sacar datos útiles e, incluso, nos exponemos a que un buen jugador nos facilite información falsa de forma deliberada. Por ejemplo, pagando nuestra apuesta cuando va muy por delante de nosotros dejándonos así margen para seguir apostando en calles sucesivas pensando que vamos por delante.
En definitiva, siempre debemos tener claro el motivo por el que apostamos y lo que buscamos con esa apuesta.Si no se cumplen ambas condiciones es mejor no apostar, ya que es muy probable que, en ese caso concreto, apostar no sea el mejor movimiento.

Despues del Flop

En el artículo anterior hemos visto cómo valorar nuestra mano después del flop y cómo ha podido ayudar a mejorar a nuestros rivales. Ahora que tenemos una idea clara de donde estamos tras el flop, nos toca decidir cómo queremos continuar la mano.
Como siempre en el poker, nuestra decisión se verá afectada por muchos factores y variables. En determinadas circunstancias, el comportamiento de muchos jugadores los hará difíciles de categorizar. Por tanto, no podremos jugar con ellos como si lo descrito en estos artículos estuviera grabado en piedra. No está de más tener claros los conceptos que describiremos a continuación para poder tener, al menos, unas líneas maestras sobre las que articular nuestras decisiones postflop.


MANOS HECHAS FRENTE A PROYECTOS

Si el flop nos trae un monstruo o una mano muy fuerte nuestros objetivos son sencillos:
Hacer crecer el bote para ganar un gran premio al final de la mano, cuando las cartas se vuelven boca arriba (muchas veces referido por su nombre en inglés o showdown y abreviado en los foros como SD).
Proteger nuestra mano de los proyectos ante cualquier flop cargado.
Recordemos que una mano hecha ya tiene el valor necesario para poder ganar cuando lleguemos al showdown. No es que no pueda superarse, pero la única manera de que nuestros rivales lo hagan es que consigan completar sus proyectos.
La mejor manera de hace crecer el bote es apostar y resubir fuerte. De esta manera obligamos a nuestros oponentes a, al menos, igualar nuestra apuesta. Si apostamos y subimos la cantidad correcta haremos el bote menos atractivo para los proyectos. Nuestros rivales pueden decidir jugar la mano de forma equivocada y continuar en ella intentando completar sus proyectos. En la mayor parte de las ocasiones estarán cometiendo un error. En el poker, a la larga ganará el que menos errores cometa y más errores haga cometer a sus oponentes.
En gran parte de las ocasiones, una mano hecha no necesita más cartas que le ayuden a mejorar. Nuestro trabajo aquí es evaluar la situación para estar seguros de que tenemos la mejor mano. Una vez que hemos decidido que la tenemos, deberemos asegurarnos de que haya la mayor cantidad de fichas en el bote cuando lleguemos al showdown. Eso hará que nuestra mano nos reporte una buena ganancia.


Evitar apostar en situaciones donde nuestra mano puede no ser la mejor o puede verse superada fácilmente en las siguientes calles es otra de las cosas que diferencian a los grandes jugadores del resto.
Salvo excepciones, debemos jugar nuestras manos fuertes de forma agresiva, apostando o subiendo fuerte, porque no hacerlo sería un error que, a la larga, acabaría perjudicando nuestras posibilidades de éxito.
Parece que jugar las manos monstruo es mucho más sencillo que muchas otras cosas en el poker. Y seguramente lo sea. Pero el saber jugarlas de la forma correcta es algo que merece la pena aprender.
En los siguientes ejemplos veremos que jugar de forma agresiva nuestras manos monstruo es la forma más rentable de hacerlo. Se trata de ejemplos sacados de mesas de dinero real (mucho más conocidas por su nombre en inglés como mesas de cash), pero los mismos principios que aquí se exponen se pueden aplicar a cualquier modalidad del juego.

despues-flop

JUGANDO LAS MANOS FUERTES Y LAS MANOS MARGINALES

Las manos fuertes son lo suficientemente buenas para ganar bastante a menudo al final de la mano, sobretodo cuando nos enfrentamos a uno o dos oponentes. A diferencia de lo que ocurría con las manos monstruo, normalmente no nos interesará jugar botes gigantes con ellas. Es bastante probable que cuando un oponente está dispuesto a arriesgar todas sus fichas tenga algo mejor que una pareja en su mano.
Nuestro objetivo principal con una mano fuerte es hacer las apuestas de un tamaño correcto. Hacer una apuesta que obligue a los proyectos a pagar un precio equivocado pero que, a la vez, pueda ser completada por manos más débiles.

despues-flop2

Con una mano marginal, el objetivo es en principio el mismo, aunque resulta mucho más importante tener una idea lo más clara posible de lo que puede tener nuestro rival. Muchas veces estaremos enfrentándonos a una mano mejor. En botes multijugador nuestras manos hechas más débiles no tienen demasiado valor y no deberíamos plantearnos arriesgar muchas fichas con ellas.
Los siguientes ejemplos nos muestran que proceder con precaución es la mejor línea cuando nuestras manos pueden verse superadas con facilidad.

JUGANDO PROYECTOS

Si tenemos un proyecto y creemos que nuestro rival puede tener una mano hecha, nuestro objetivo es el contrario al de los ejemplos anteriores. Tenemos que intentar mantener el bote lo más pequeño posible, de forma que pagando apuestas pequeñas podamos intentar completar nuestro proyecto sin poner en riesgo muchas fichas. Abandonaremos la mano si las siguientes cartas comunitarias no nos ayudan.
Si nuestro rival apuesta poco podemos pagar su apuesta para ver la siguiente carta comunitaria. Si por el contrario hace una apuesta fuerte deberemos determinar si merece la pena continuar en la mano o no. Para esto necesitaremos unos conocimientos matemáticos muy sencillos que explicaremos en lecciones posteriores. Lo que se conoce como las odds.
De momento deberíamos concentrarnos en conseguir que nuestros oponentes nos paguen cuando consigamos manos fuertes. Poco a poco, a lo largo de los cursos, veremos cómo añadir nuevas armas a nuestro arsenal.

Fuerza Pre-flop

En lecciones anteriores hemos visto cómo valorar la fuerza de nuestra mano. Ahora es el momento de decidir cómo la queremos jugar.
No vamos a cansarnos de repetir, y debemos tenerlo siempre claro, que no existen reglas generales en el poker y que, en muchas ocasiones, las circunstancias pueden condicionar que la mejor opción sea alejarse de la regla general. En cualquier caso, en la ronda de apuesta preflop nuestras opciones serán siempre las mismas: jugar la mano (igualando la apuesta o subiéndola) o no jugarla (tirando nuestras cartas).
Nuestra decisión estará determinada por lo que vaya sucediendo en la mano y dependerá principalmente de tres condicionantes:
La fuerza de nuestra mano.
Nuestra posición en la mesa.
Las acciones de nuestros rivales.

GRUPOS DE MANOS INICIALES

En las lecciones anteriores ya vimos qué hace a una mano más fuerte que otra. Esto nos permite clasificar las manos en grupos un poco más amplios, que nos facilitan planear la estrategia de juego de estas manos.
Las manos más fuertes se llaman "Manos Monstruos o Premium" y las más débiles "Manos Basura". Entre ellas incluiremos un par de categorías adicionales.

Grupo 1: Monstruos

A A♣, K K♥, Q♣ Q ♠ y según a quien preguntemos A ♠ Q ♠

Las parejas mas altas son las mejores manos iniciales en Texas Hold'em, siendo los Ases los mejores. Son manos monstruosas y deberíamos jugarlas siempre, desde cualquier posición e incluso frente a subidas anteriores de otros jugadores. El poker actual es un poker de iniciativa y agresividad, con lo que siempre que tengamos un "Monstruo" deberíamos subir la apuesta.
Es muy importante que tengamos claro que, casi en el 100% de las ocasiones, subir la apuesta con estas manos será el movimiento correcto y que, no hacerlo, será casi siempre un error. Debemos evitar la tentación de igualar la apuesta para esconder nuestra mano y atrapar al rival. Recordemos que buscamos un poker directo y agresivo. Cuando tengamos un "Monstruo" nuestro movimiento tiene que ser subir la apuesta para aumentar el valor de nuestra mano y evitar caer en nuestras propias trampas.
Muchos de los jugadores expertos consideran que las combinaciones de Ases y Reyes del mismo palo son manos "Monstruo o Premium". Están conectadas, son del mismo palo, cercanas en valor y, además, las dos cartas más altas que podemos tener sin formar una pareja. En la mayor parte de las ocasiones son manos muy fuertes y deberíamos jugarlas como tal. Pero mucho cuidado, solo se trata de una mano con As alto si no conectamos con el flop. Por esta razón para algunos jugadores expertos quedaría englobada dentro del siguiente grupo de manos iniciales muy fuertes.

Grupo 2: Manos Muy Fuerte


J J , 10 10, AK o, AQ

Se trata de manos con gran potencial pero menos poderosas que las manos del grupo 1. Este conjunto está formado por parejas inferiores a Q♣ Q♠ , o cartas de alto valor conectadas entre ellas. Una combinación de Ases y Reyes de distinto palo tiene un valor algo menor que las combinaciones del mismo palo. Los Ases y Damas del mismo palo se encuentran conectadas pero separadas por una carta adicional, el Rey.

En cualquier caso, en la mayoría de las ocasiones deberíamos subir la apuesta con estas manos fuertes. Aunque no siempre. Si, por ejemplo, nos enfrentamos a una subida y a una resubida de los jugadores que han actuado antes de nosotros, deberíamos ser muy precavidos porque es bastante probable que alguno de nuestros oponentes tenga una mano mejor. Por ello debemos, incluso, considerar abandonar la mano si creemos que es muy probable que alguno de nuestros dos rivales tenga en sus manos una mano del grupo 1 contra la que perderíamos en la mayor parte de las ocasiones.

Grupo 3: Manos Especulativas

Se encuadraría dentro de este grupo cualquier pareja entre 2♣2 y 9♠ 9 , cualquier As con un "kicker" entre el 9 y la J,cualquier As acompañado de otra carta del mismo palo, dos cartas altas por encima del 10 y los conectores del mismo palo, separados como máximo por una carta 9 ♠8♠  y 9 ♠ 7 ♠, por ejemplo.
Si nos paramos a pensar qué tienen en común todas estas manos especulativas, si consideramos los criterios de que nuestras cartas forman una pareja, están conectadas o son altas, veremos que normalmente no cumplen con uno, o incluso dos, de nuestros criterios. Si se trata de una pareja no es particularmente alta, si son del mismo palo están bastante alejadas en valor, etc.
Son manos que tienen potencial para mejorar y formar una mano mucho más fuerte, pero por si solas no son particularmente fuertes. En posiciones tempranas seguramente lo mejor sea abandonar si nos reparten una de estas manos porque ante una subida de algún jugador, de los muchos que todavía quedan por hablar, nos enfrentaríamos a una decisión muy complicada.
Sin embargo, en posiciones finales podemos considerar subir la apuesta, especialmente cuando todos los oponentes anteriores han abandonado la mano. Si alguien iguala nuestra apuesta nuestra mano aún tiene muchas posibilidades de mejorar.
Su propio nombre debería ayudarnos a decidir qué hacer ante situaciones complicadas, pero nunca está de más tener los conceptos claros. Si alguien demuestra fuerza deberíamos abandonar la mano, sobretodo si nuestra mano no ha mejorado o si el jugador en cuestión va a hablar en las siguientes rondas de apuestas después de que nosotros hayamos actuado.

Grupo 4: Manos Débiles (o Manos Basura)

Todo el resto de manos se consideran manos iniciales débiles o manos basura.
Se trata de cartas que ni son altas, ni están coordinadas de una forma especialmente interesante. Manos como 23 son muy débiles. Podríamos pensar que son manos con potencial para formar color o escalera pero, en muchas ocasiones, incluso después de formar una de estas manos, sobretodo si el bote se hace muy grande, perderemos la mano.
No deberíamos jugar estas manos salvo que tengamos una muy buena razón para hacerlo. Son manos que deberíamos abandonar sin pensárnoslo dos veces, hasta que ya lo hagamos incluso de una forma mecánica.

IMPORTANCIA DE LA POSICIÓN

Nuestra posición es un factor muy a tener en cuenta. Especialmente en nuestras decisiones preflop. Si quedan muchos jugadores por hablar deberíamos ser muy selectivos con nuestras manos iniciales.
Es importante que evitemos jugar fuera de posición, sobretodo con manos débiles. En los siguientes ejemplos podrás entender cómo afecta la posición a la jugabilidad de nuestras manos
 preflop

PRESTA ATENCIÓN A LO QUE SUCEDE EN LA MESA

Otro factor muy importante a tener en cuenta preflop es lo que han hecho los jugadores que actuaban antes que nosotros. Si un oponente ya ha abierto el bote está claro que tiene una mano con la que quiere jugar. Si lo ha hecho subiendo el mensaje es claro, no sólo quiere jugar sino que estará encantado de jugar un bote grande.
Nuestra selección de manos no es algo rígido, ni una norma que debamos seguir a rajatabla. Igual que ocurre con la posición debemos utilizar la información que nos proporcionan nuestros rivales con sus apuestas, y responder eligiendo cartas mejores a las que normalmente jugaríamos en esas posiciones. De esta forma eliminamos las combinaciones más débiles (lo que en el argot se conoce como cerrar el rango). Nunca podemos saber con certeza qué es lo que tiene nuestro rival, pero deberíamos intentar hacernos una idea en función de la posición desde la que actúa y sus apuestas. A lo largo de los diferentes cursos veremos cómo utilizar esta información para acotar las posibles manos que pueda tener nuestro rival (lo que llamaríamos en poker su rango) para modificar, en consecuencia, las manos iniciales con las que estaremos dispuestos a continuar en la mano contra él.

CONCLUSIÓN

Lo primero que tenemos que hacer cuando recibimos nuestras cartas es considerar si se trata de una mano lo suficientemente fuerte como para que merezca la pena jugarla. Las mejores manos iniciales normalmente consiguen las mejores combinaciones cuando todas las cartas están boca arriba, con lo que esta primera decisión afectará de forma inevitable e inmediata a todo el resto de decisiones que tengamos que tomar durante la mano.
Cuando estamos empezando en el poker, lo más sensato que podemos hacer es jugar las manos fuertes y abandonar las demás. Es muy importante desde el principio desarrollar un juego consistente y no debe avergonzarnos ni impacientarnos tener que estar abandonando una mala mano tras otra, porque nos quedan todavía muchas, pero que muchas manos por jugar.
Es muy importante que tengamos claro que una vez que hemos decidido jugar una mano lo hagamos de forma sólida y agresiva.
Nuestra atención siempre tiene que estar en lo que sucede en la mesa. Nuestros rivales nos darán información sobre la fuerza de sus manos cuando apuesten o suban la apuesta y tenemos que estar concentrados en el juego para recoger esa información.
Recuerda que siempre tenemos que tener en cuenta nuestra posición cuando estamos evaluando la fuerza de nuestra mano.

 

Pre-flop

En una partida de Texas Hold'em podemos acabar viendo 7 cartas, pero al comienzo de la mano sólo conocemos 2. Estas dos cartas definirán, en gran medida, todo nuestro juego en el resto de calles. De hecho, la fortaleza de nuestra mano es la que debería determinar si entramos en el bote o no
Una mano inicial fuerte se impone a una débil al menos en tres de cada cuatro ocasiones en las que se enfrentan.

01preflop

Es fácil deducir que, para ganar cuando las cartas se vuelven boca arriba, necesitamos tener la mejor mano inicial cuantas más veces mejor. Para ello resulta crítico tener una idea precisa del valor de nuestras cartas iniciales antes de decidir entrar en un bote. A medida que avancemos en el curso veremos que el valor de nuestra mano no funciona de forma independiente, sino que tenemos que combinarlo con otros factores que nos ayudarán a decidir qué hacer a continuación.
En este artículo veremos qué hace de una mano inicial una buena mano y porqué algunas son consideradas directamente malas.

Parejas: Un buen comienzo

Si nuestras cartas forman una pareja ya estamos en el segundo peldaño de la escalera de la clasificación de manos. Para familiarizarnos con el argot nos referiremos a estas manos como Pocket Pairs, por su nombre en inglés. A menudo nos las encontraremos en el foro como Pockets, o abreviadas como PP.
Sobra decir, que la fuerza de la mano depende mucho de cómo de alta sea nuestra pareja. La mejor mano inicial en Texas Hold'em sería el soñado par de ases.
Una pareja puede, a menudo, ganar la mano sin necesidad de mejorar en ninguna de las calles. Esta probabilidad depende enormemente de lo alta que sea la pareja. Si tenemos Ases, nuestro rival va a necesitar por lo menos dobles parejas para vencernos.
02preflop
Es más, si sobre la mesa aparece una tercera carta del mismo valor que las que forman nuestra pareja habremos conseguido un trío - también conocido como trucha o por su nombre en inglés set -, estas manos pueden ser muy difíciles de detectar por nuestros rivales, porque sólo una carta de la mesa contribuye a formarlas
Pero ¡Mucho cuidado con las parejas bajas! no las sobrevaloremos si no mejoran. Nuestros rivales sólo necesitan la ayuda de una carta de la mesa para hacer un par mayor que el nuestro.
03preflop
Las parejas más altas se denominan a menudo "Manos Monstruo" (o en inglés "Monster Hands"). Las más bajas se deben considerar como manos especulativas y, a menudo, ser abandonadas como manos basura en la ronda de apuestas previa al flop.

Evaluando las Manos "No emparejadas"

Por desgracia solo recibiremos una pareja una de cada 16 manos. Por tanto, la mayor parte de las ocasiones nuestra mano inicial no será una pareja, con lo que necesitamos mecanismos que nos permitan determinar con facilidad la fuerza de nuestra mano.
Pero no hay de qué preocuparse. Tres simples preguntas nos ayudarán a evaluar fácilmente nuestra fortaleza inicial:

¿Mis cartas son altas?

Esto es sin duda lo más importante. Las cartas altas tienen ventaja cuando nadie conecta con las cartas comunes o cuando conseguimos un par.
Además, siempre es mucho mejor tener dos cartas altas que solo una, porque tendremos un buen "kicker" (o carta de desempate).

04preflop
¿Son mis cartas del mismo palo?

Si nuestras cartas son del mismo palo nuestras probabilidades de conseguir un color aumentan de forma significativa. Además, un color en el que intervienen nuestras dos cartas es mucho más fuerte que otro en el que usamos 4 de las cartas comunes.

05preflop

¿Cómo de conectadas están mis cartas?

Este puede ser un factor decisivo a la hora de intentar formar una escalera. Nuestras probabilidades de conseguir una escalera son más altas cuanto más cercanas en valor (o conectadas) están nuestras dos cartas. Cuanto más se acerca el valor de nuestras cartas más probable es poder hacer una escalera con ambas y cuando se trata de cartas muy diferentes en valor es imposible hacer una escalera en la que usemos ambas cartas.
Las cartas altas conectadas son especialmente valiosas. La mejor mano inicial que no es una pareja es A♠K♠ ( o cualquiera de las otras tres combinaciones, como A♣K♣Se trata de una mano que merece la pena jugar en la mayor parte de situaciones. Pero cuidado, es una mano que nos puede traer muchos dolores de cabeza, ya que necesita mejorar para ganar incluso a las parejas pequeñas que puedan tener nuestros rivales.
La cartas bajas y alejadas entre ellas, y que además no son del mismo palo, son manos especialmente débiles. 7♠2♣se considera la peor mano inicial en Texas Hold'em. Son dos cartas bajas que no podemos usar juntas ni para formar un color ni una escalera.
En la siguiente lección veremos cómo la mano inicial que nos han repartido encaja en nuestro juego. En otras palabras, una vez que conozcamos la fuerza de nuestra mano decidiremos sobre lo que debemos hacer con ella.

 

Evaluando Flop

Una vez que el flop ha sido revelado debemos evaluar nuestra mano de forma similar a lo que ya aprendimos durante el juego preflop. Ahora contamos con 5 cartas (siendo tres de ellas comunes a todos los jugadores) y nos enfrentamos a nuestra siguiente decisión.
Tenemos que tener en cuenta que el flop ha podido ayudar a nuestros rivales, con lo que dependiendo de su textura y del número de rivales a los que nos enfrentemos, nuestras decisiones pueden ser muy diferentes. 

TIPOS DE FLOPS

Antes de pasar a determinar cómo el flop puede variar la fuerza de nuestra mano estudiaremos como distintos tipos de flops pueden afectar a las manos de nuestros rivales.
En lecciones anteriores hemos visto que, aunque no podemos saber con exactitud las cartas de nuestros oponentes, podemos asignarle un rango de manos en función de su posición y la fuerza que haya demostrado preflop.
Llegados al flop ha de ser crítica nuestra habilidad para interpretarlo y ver cómo ha podido afectar a nuestros rivales .
Para un jugador de poker es importante saber cómo ha podido afectar el flop a nuestros rivales. La fuerza de nuestra mano, como el valor que vamos a poder sacar de la misma, depende de cómo pueda haber ayudado el flop a nuestros adversarios. Debemos evaluar de forma conjunta nuestra mano, así como las posibles manos que puedan tener nuestros oponentes, y desde ahí decidir cual será nuestro siguiente paso.
La primera distinción cuando nos enfrentamos a un flop está en saber si es "seco" (se trata de un flop sin proyectos evidentes ni de color o de escalera) o si está cargado de proyectos (o "mojado").

ejemplosde-flop

En un ejemplo de flop "seco" es imposible que nuestro oponente haya conseguido un proyecto de color o de escalera. No hay cartas conectadas ni del mismo palo, con lo que sabemos que nuestro rival ha mejorado muy pocas veces con estos flops. En este momento de la mano nuestro rival tiene o bien una mano hecha o nada (lo que en el argot llamamos aire).
En cambio, en los flops cargados de proyectos, como su propio nombre nos dice, el potencial para que nuestros rivales hayan podido conectar algún proyecto es enorme.
Por ejemplo, en 10 8♠ 7♠ un jugador con dos picas tendría un proyecto de color. Un jugador con un 9 una escalera a dos puntas. Un jugador que tuviera el A♠ y el 9♠en su mano tendría una mano realmente monstruosa, con proyectos de color y de escalera a dos puntas.

CATEGORIAS DE MANOS POST-FLOP

Como sucede con nuestros rivales, el valor de nuestra mano preflop puede cambiar radicalmente una vez que hemos llegado al flop. Según como de beneficioso haya sido el flop para nosotros podemos hablar de tener una mano hecha, un proyecto o una mano basura.
Manos Hechas
Es aquella que tiene suficiente fuerza preflop y que no mejorará mucho más en la mayor parte de las ocasiones. Si tenemos una pareja de Ases preflop, y aparece un tercer A en el flop, tenemos el trío más alto que se puede tener en Texas Hold'em (también conocido en el argot como set, y al ser el más alto posible en ese flop hablaríamos de Top Set). Nuestras opciones de mejora pasan por la poco probable posibilidad de ver el cuarto As, o porque una de las cartas de la mesa se doble (se forme una pareja en mesa) lo que nos haría tener un full (o como sería su nombre largo en inglés un Full House).
En cualquier caso, la parte importante de todo esto está en la palabra Hechas. Son manos que ya de por si son suficientemente fuertes y que pueden llevarse el bote sin mejorar con el resto de cartas comunitarias.
Las manos hechas pueden separarse en tres categorías:
Manos monstruo : mejores que una pareja, como las dobles parejas o los tríos (en inglés set si están formados por nuestras dos cartas y una de las comunitarias. Si por el contrario están formadas por dos cartas comunitarias y una de nuestras propias cartas recibe el nombre de trips).

01ejemploflop

Manos muy fuertes : Parejas altas con una carta de desempate (o kicker alto) o parejas mayores que las que se pueden formar con las cartas comunitarias (en inglés overpairs).

02ejemploflop

Manos Marginales : Como por ejemplo las parejas medias (que formamos con una carta comunitaria que no es la más alta de todas ellas y una de nuestras cartas).

03ejemploflop

Proyectos

A diferencia de las manos hechas, los proyectos son manos que se han visto beneficiadas por el flop, pero que todavía necesitan mejorar para poder aspirar a ganar el bote. Si, por ejemplo, tenemos J♥10♥, estaríamos encantados de ver un flop Q♠9♥2♥ porque estamos muy cerca de conseguir un color o una escalera, pero no la tenemos todavía. Necesitamos algo de ayuda del resto de cartas comunitarias para ello.

Hay varios tipos de proyectos que varían según su fortaleza:
Proyectos muy fuertes : Son combinaciones de proyectos de color y de escalera o combinaciones de uno de ellos con una mano hecha (muchas veces nos encontraremos con ellos en los foros como mega proyectos, o por su nombre en inglés Combo Draws, o incluso abreviados como Combos).

9ejemplosde-flop

Proyectos fuertes : Son proyectos de escalera a dos puntas o de color, que formarían la mejor mano posible (o las nuts en inglés) o estarían muy cerca de serlo.

99ejemplosde-flop

Proyectos débiles : Son proyectos de escalera interna (tripona o en inglés gutshot) o de color o escalera que no formarán la mejor mano posible de completarse.

990ejemplosde-flop

Manos Basura

La triste realidad en el poker es que, en la mayor parte de las ocasiones, tras el flop acabaremos teniendo este tipo de manos. El flop no nos traerá ni una pareja ni un proyecto.
La mayor parte de las ocasiones que vemos el flop con una mano especulativa, que no haya conectado con las comunitarias, nuestra mano valdrá poco menos que nada (diremos en este caso que el flop no nos ha ayudado).
Lo mejor que podemos hacer con este tipo de manos es abandonarlas, tal y como se ven avocados a hacer la mayor parte de los jugadores en muchas de sus manos. Y es que la única manera que tendremos de llevarnos la mano será mediante un farol, y como llevamos repitiendo durante los distintos artículos del curso -como jugadores principiantes- debemos intentar evitar meternos en problemas.

CONCLUSIÓN

A efectos de acotar, en lo posible, la mano de nuestros rivales debemos considerar el tipo de flop (muchas veces oiremos en los foros o entrenamientos referirnos a esto como la "textura" del flop). Si el flop es seco, sin apenas proyectos, y nuestro rival aguanta en la mano significa que, o bien ya tenía una mano hecha o que el flop le ha ayudado de alguna manera. Si se trata de un flop cargado de proyectos, nuestro rival puede perseguir mejorar en el resto de calles (otro nombre que reciben las distintas rondas de un juego de poker).
En la siguiente lección veremos qué hacer en función de nuestra mano y las posibles manos que podemos asignar al rival llegada la ronda de apuestas

Gestión de banca

Independientemente de lo grande que sea esta cantidad, siempre existirá el riesgo de perderlo todo en algún momento. Es necesaria una buena gestión de tus fondos para mantener este riesgo lo más bajo posible.

Reglas básicas de la gestión de tu dinero en poker

1. Nunca juegues por más dinero del que te puedas permitir perder.
Aunque os parezca algo obvio, esta es la regla más importante. Existe la posibilidad de perder dinero jugando al poker, también cuando hacemos un buen juego. Es por ello que nunca deberías arriesgas una cantidad de dinero que pudiese provocarte problemas financieros fuera de las mesas de poker, especialmente si estás atravesando una mala época en las mesas.
2. Respeta tus objetivos.
En un sentido amplio, los jugadores de poker se pueden dividir en tres grupos, cada uno de ellos con diferentes expectativas y metas. De esta forma, saber de antemano qué esperamos del poker, y elegir el nivel correcto de acuerdo a nuestros objetivos, resulta de vital importancia.
Los jugadores Recreacionales juegan principalmente por diversión y tienen, además del poker, otras fuentes de ingreso. Si en algún momento pierden todo su dinero pueden rehacer su bankroll con dinero procedente de sus ingresos.
Un jugador Semiprofesional es aquel que obtiene beneficios del juego. Sin embargo, sus ingresos no dependen solamente del poker. En caso de quiebra no se enfrentaría a una catástrofe total, pero la situación sería dolorosa y difícil de remontar.
En cambio, un jugador profesional depende exclusivamente de sus ingresos del poker. No se puede permitir perder todo su bankroll porque sería el equivalente a quedarse sin trabajo. Los profesionales son los que deben seguir las técnicas de gestión de banca de manera más estricta para mantener su riesgo de ruina en los valores mínimos.
3. Nunca juegues fuera de banca.
El tamaño que debe tener nuestra banca viene determinado por el tipo de jugador que seamos o que queramos ser.
Si eres un jugador Recreacional con 100€ en tu cuenta de PokerStars, no deberías entrar con más de 5€ en una mesa de "cash". Los torneos con una entrada de más de 5€ deberían evitarse también.
Si decides controlar de forma más estricta tu banca puedes optar por las estrategias sugeridas para los jugadores Semiprofesionales. Deberías contar con, al menos, 30 buyins (o entradas) para jugar Sit and Go de una mesa, y 50 buyins para los torneos multimesa. En una mesa de cash deberíamos contar con, al menos, 50 cajas del nivel en el que estamos jugando.
Estas reglas te permitirán seguir jugando incluso cuando te encuentres en una época en la que pierdas dinero. En los cursos específicos de cada modalidad ampliaremos la información relativa a la gestión de banca para cada modalidad.
4. Sitúate en un nivel cómodo, jugando solamente límites que no te intimiden o pongan todos tus fondos en juego.
Si comienzas jugando en un límite que consideres muy alto, deberías parar si sientes que no puedes afrontarlo. Es muy sencillo ponerse nervioso en estas situaciones, las cuales pueden llevarte a no disfrutar jugando y a tomar decisiones erróneas en el juego. Esto debe de ser evitado a toda costa, ya que un buen jugador de poker escoge los límites en los que se encuentra cómodo jugando.

CONTROL DE BANCA EN CASH GAMES

La siguiente tabla muestra el bankroll necesario para distintos niveles de Texas Hold'em sin límite. No Limit Hold'em es un juego extremadamente volátil con lo que tienes que asegurarte de contar con la banca suficiente para el nivel al que quieres jugar:

Limite

Buy-In

Jugador recreacionar

Jugador semi-profesional

Jugador profesional

 

x

10 veces x 

 20 veces x

50 veces x 

€0.02 / €0.05

€5

50

€100

€250

€0.05 / €0.10

€10

€100

€200

€500

€0.10 / €0.25

$25

€250

€500

€1,250

€0.25 / €0.50

€50

€500

€1,000

€2,500

€0.50 / €1

€100

€1,000

€2,000

€5,000

Para jugar en un nivel, debes tener al menos la cantidad de dinero que aparece para el nivel en la tabla anterior. Por ejemplo si eres un jugador recreacional y tienes 50€ la mejor decisión posible es jugar solamente en las tablas de NL2 Si nuetra banca está entre 50€ y 100€ podríamos jugar en NL5, y así sucesivamente.

Cuando nos sentamos por primera vez en una mesa de cash se nos informa sobre la cantidad máxima y mínima de fichas con la que podemos entrar en la mesa, asi como de otras restricciones. En cualquier caso lo mejor es contar con el mismo bankroll inicial para el nivel independientemente de la cantidad de ciegas con la que hayamos decidido jugar.

Por ejemplo si en NL2 en lugar de comenzar con 2€ decides empezar con 0.80€ ariesgamos menos dirnero en cada mano. Pero el riesgo de perder todo nuestro dinero en una sola mano también es más alto. De ahi que sea mejor seguir respetando los consejos de la tabla anterior aunque estemos jugando una estrategia de 40bb.

CONCLUSIÓN

Aún jugando con una estrategia perfecta, hay momentos en los puedes experimentar pérdidas debidas a otras razones. Por otra parte, es también normal tener periodos en los que en los que uno siente que es imposible perder ¡incluso voluntariamente!

Jugar con convicción

Cuando la acción llega hasta nosotros nos enfrentamos siempre a las mismas decisiones: igualar, apostar, subir o abandonar la mano. Cuando estamos en ciega grande algunas veces podremos, además, pasar.
Una buena parte de los nuevos jugadores tienen una tendencia de juego muy conservadora que les hace jugar de forma muy pasiva. Muchas veces pasan si tienen la oportunidad o igualan las apuestas del rival. Además tienden a igualar la ciega grande preflop (lo que en el argot se conoce por su término inglés como limp) lo que permite a otros oponentes entrar en el bote barato y muchas veces acabar consiguiendo una mano mejor.
Durante todo el Curso Básico hemos aprendido cómo evaluar nuestra mano; -preflop y postflop- y hemos recibido las líneas básicas de actuación una vez que tenemos una mano hecha o un buen proyecto.
Ahora sólo nos queda dar el paso definitivo hacia un juego sólido. Tenemos que perder el miedo a usar estos nuevos conocimientos en las mesas. No dudes mientras juegas. Juega convencido de tus posibilidades.

CONFÍA EN TU CAPACIDAD DE ANÁLISIS

La mejor estrategia para un jugador de rango cerrado y agresivo (tight-aggressive o TAG en inglés) es, normalmente, apostar o retirarse. Durante cada mano debemos tomarnos el tiempo necesario para evaluarla y hacer lo propio con el rango del rival para, finalmente, tomar la decisión mas adecuada. Si pensamos que vamos por detrás y nuestro oponente tiene la mejor mano, lo ideal es abandonar la mano y minimizar nuestras pérdidas. Si pensamos que vamos por delante lo correcto, normalmente, es apostar.
Igualar su apuesta siembra la duda en nuestro juego y le da al oponente la oportunidad de farolearnos en las siguientes rondas de apuestas. En la mayor parte de las ocasiones en las que igualamos la apuesta (en inglés hacer "call") no nos hemos tomado el tiempo necesario para tomar nuestra decisión. En lugar de tomar el camino más fácil, igualar o pasar, tenemos que jugar con valentía y sinceridad: Si tenemos mano deberíamos apostar y si no tenemos nada lo mejor es abandonar.

jugarconconvicion

DOS FORMAS DE GANAR

Apostar o subir la apuesta del rival (en inglés "raise") es mucho mejor que igualar o pasar (en inglés "check") porque nos abre otra manera de ganar el bote. Para ganar el bote cuando las cartas se dan la vuelta necesitamos tener la mejor mano, pero también podemos ganar si conseguimos que nuestros rivales abandonen. Si somos el último jugador que aguanta en el bote ganaremos la mano sin llegar a enseñar nuestras cartas.
Esto solo es posible apostando o subiendo. Si jugamos de forma pasiva, igualando o pasando, necesitaremos siempre tener una buena mano para poder ganar el bote.
Este es el principal motivo para jugar con convicción, de forma agresiva y con un rango cerrado. Elige buenas cartas para entrar en el bote y, una vez dentro, juega la mano con determinación.

Tamaño de las apuestas

Una vez tomada la decisión de apostar es muy importante elegir correctamente el Tamaño de la Apuesta. Nunca debemos olvidar que el tamaño de una apuesta debe hacerse en relación al tamaño del bote y en relación de nuestra pila de fichas. Tenemos que ser siempre conscientes de como de grande es el bote y de nuestra expectativa de ganancia para saber si nos interesa continuar en una mano y qué línea seguir.
Si por ejemplo apostamos 150€ para ganar un bote 40€ estaremos arriesgando mucho para ganar muy poco. De la misma forma que, si el bote vale 1000€ y apostamos de nuevo 150€, estaríamos hablando de una apuesta minúscula en relación al bote.
A medida que nos adentremos en el juego iremos viendo que, aunque las modas en el Tamaño de las Apuestas vienen y van, y que los jugadores más avanzados tienen distintas razones para apostar diferentes tamaños, hay algunas cosas en las que todos parecen estar de acuerdo. Por ejemplo, en la forma de clasificar las apuestas respecto a su tamaño:
Una apuesta pequeña: Es una apuesta de entre el 30 al 50% del tamaño del bote.
Una apuesta de tamaño medio: Oscila entre la mitad y 3/4 del bote.
Una apuesta grande: es mayor que 3/4 del bote.

APUESTAS PEQUEÑAS

El tamaño de nuestra apuesta va a depender siempre de la situación específica en la que nos encontremos. Como norma general, nos interesa hacer apuestas pequeñas como apuesta de continuación en flop secos (cartas poco conectadas en el flop) o en el river (cuando todas las cartas comunes están en la mesa).
Antes de continuar sería interesante refrescar un poco la memoria releyendo el artículo sobre cómo interpretar la textura del flop en la sección de juego postflop.
Nuestras apuestas de continuación (apuestas que hacemos después de haber entrado en una mano subiendo preflop) no necesitan ser de un tamaño especialmente grande cuando el flop al que nos enfrentamos no nos favorece. Muchas de las veces que no conectemos nos interesará llevarnos la mano invirtiendo lo menos posible. En otra ocasiones, al haber poco de lo que protegernos, nos puede interesar mantener a nuestro villano enfrascado en el bote poniéndole barato el llegar a la siguiente calle.
Tenemos que tener siempre claro, que tanto si nuestra apuesta persigue obligar a nuestro rival a abandonar cuando tenemos una mano débil, como cuando pretendemos empezar a formar un pot con una buena mano, nuestras apuestas deben ser de tamaños muy similiares.
Algunos de nuestros rivales pueden ser lo suficientemente inteligentes como para deducir la fuerza de nuestra mano en base al tamaño de nuestra apuesta. De esta forma, si apostamos fuerte de farol y hacemos apuestas medias por valor estaremos dándole al rival una ventaja muy importante cuando se enfrente a nosotros.
En el river, cuando ya no quedan cartas por salir ni tenemos nada de lo que protegernos, la situación es muy similar a estos flops secos y la tendencia es a realizar apuestas más pequeñas que en el resto de calles.

APUESTAS DE TAMAÑO MEDIO

Cuando nos enfrentamos a flops más cargados, la probabilidad de que alguno de nuestros rivales tenga proyectos es mayor. Puede, entonces, interesarnos hacer más grande nuestra apuesta de continuación puesto que en esas situaciones es más probable que nos paguen. De esa forma podemos aprovecharnos para hacer crecer el bote un poco más y prepararnos para la agresión en calles sucesivas, a la vez que demostramos un poco más de fuerza ante el resto de rivales

APUESTAS GRANDES

Nuestro arsenal debe contar con las apuestas grandes entre sus armas. Este tipo de apuestas ponen a nuestros rivales en situaciones extremas en las que tendrán que tomar decisiones por todas sus fichas.
Las apuestas grandes nos permitirán sacar valor a nuestras mejores manos en ciertas situaciones. Obligará a los proyectos fuertes a tomar decisiones por porcentajes muy importantes de su stack y, además, nos pueden permitir echar del bote a manos medias que, aún teniéndonos batidos, tendrán difícil continuar en la mano.
Como vimos en el artículo dedicado a las Razones para apostar, sacar valor a nuestras manos fuertes y obligar a los proyectos a pagar porcentajes importantes de su stack, son dos razones importantes a la hora de apostar. Las apuestas grandes nos pueden ayudar a conseguirlo.
A la hora de utilizar estas apuestas en nuestros faroles debemos de ser muy cuidadosos. Cuando nos iniciamos en el poker debemos basar nuestra estrategia en el juego sólido, evitando en lo posible farolear.
Tal y como vimos en "Entering the pot" es importante que, a la hora de entrar en un bote preflop, nuestras apuestas sean lo suficientemente fuertes como para asegurar que las manos débiles puedan entrar en el mismo, y aumentar así nuestras probabilidades de ganar la mano. No debemos complicarnos postflop cuando aún nos estamos familiarizando con el juego.

APUESTAS PREFLOP

Dentro de las apuestas de tamaño grande ocupan especial relevancia las apuestas preflop. Como norma general, siempre que entremos en un bote debemos hacerlo subiendo, o resubiendo, si antes de nosotros ha habido acción por parte de otro jugador. Cuando las ciegas están bajas, y mientras no haya "antes" (apuesta obligatoria de todos los jugadores), también podremos igualar la subida de nuestros adversarios, con parejas pequeñas y manos del mismo palo por encima del 10 ♣ Ej: K♠ o QJ.

Una vez que hemos decidido que lo mejor que podemos hacer en la mano es resubir debemos tener claros tres principios básicos:
El tamaño de nuestras subidas debe ser siempre de un tamaño lo suficientemente alto como para cumplir con su función, ya sea conseguir tirar al rival, sacar valor de la mano o evitar que se unan al bote manos especulativas. Si nuestras apuestas son muy pequeñas solo conseguirán engordar un bote con varios jugadores, que se hará más complicado de jugar.
De esta forma, nuestras subidas contra los limpers (ROLs del inglés "Raise Over Limpers") y nuestras 3bet (resubidas a una apuesta previa de un rival en la ronda de apuestas preflop) deben ser amplias y siempre por valor.
Si nuestro stack es sano, de forma general nuestras 4bet (respuestas a una tercera apuesta de un rival) deberían ser pequeñas para compensar las veces en que nuestra mano tiene verdadero valor y las veces en las que intentamos llevarnos el bote sin llegar a ver el flop.

OVERBETS

Como norma general deberíamos evitar las apuestas más grandes que el tamaño del bote, porque normalmente consiguen solamente que los rivales nos paguen con lo mejor de su rango y abandonen la mano con sus peores manos.
En cualquier caso, cuando el porcentaje de nuestro stack que va a quedar para la siguiente ronda de apuestas es menor del 50% del bote que dejamos, deberíamos considerar como viable apostar todo nuestro stack y no esperar a la siguiente ronda de apuestas para poner en juego el resto de nuestro stack.
Sea cual sea la disciplina a la que vayamos a dedicar nuestros esfuerzos podemos considerar lo expuesto en este artículo como una línea relativamente sana a la hora de enfrentarnos con el tamaño de las apuestas.

Odds y outs

OUTS

Se denomina de este modo a las cartas de la baraja que te ayudan a mejorar tu mano y que, probablemente, hagan que te lleves el bote, pues habrás ligado la mejor jugada.
Ejemplo de proyecto de color :
Tienes A 3 y el flop es 7 9♣ K, Un primer vistazo nos lleva a pensar que no hemos ligado ni siquiera una pareja, aunque tenemos dos opciones de conseguir una mano muy fuerte como es el color. Si el crupier descubre un corazón en la cuarta o quinta calle, habremos conseguido, salvo que se doble una carta, la mejor mano.
Sabemos que una baraja de poker cuenta con 52 cartas. Cada palo, por tanto, consta de 13 cartas. Si dos están en nuestra posesión y hay otras dos en el flop, sabemos que todavía quedan 9 corazones en el mazo. Esas nueve cartas que faltan por salir, y que nos sirven para completar nuestra mano, reciben el nombre de outs. Por tanto, en esta situación tenemos 9 outs.
Ejemplo de proyecto de escalera :
Tienes: J♠ 10♠, y el flop es 6♣ Q K ualquier As de la baraja y cualquier 9 completan tu escalera, lo que nos da un total de 8 outs.
Ejemplo de doble proyecto, escalera y overcards:
Tienes K J y el board es A♠ 10♦ 2♣,ualquiera de las cuatro reinas que hay en el mazo completan la escalera. Si, además, tu rival lleva una pareja por debajo de tus dos cartas,
como por ejemplo 9♣ 9, entonces tienes otros seis outs para ganar la mano. Es decir, además de las reinas, también ganarías la mano si cae un rey o una jota. En total tienes 10 outs.
Ejemplo de set contra un proyecto de color:
Tienes 7♦ 7 y el flop es 2♠ 7♠ J♠ Salvo que tu rival tenga color, o pareja de jotas, tienes la mejor mano. Con todo, tu mano podría mejorar en el turn y el river, en caso de que tengas que superar el color de un rival. Si se dobla el dos o la jota habrás ligado full-house. Si sale el siete que falta tendrás poker. Y si en el turn no sale ninguna de las tres cartas que hay en el flop, todavía tienes opciones de que se doble la carta de la cuarta calle, lo que te da un total de 10 outs en el river.
Ejemplo de outs con proyecto de escalera a dos puntas y proyecto de color:
Tienes 6 7 y el flop es 4 5♣ J Cualquier tres y cualquier ocho te dan escalera, por lo que tienes ocho outs para conseguirla. Por si esto fuese poco, si sale uno de los 9 corazones que hay en el mazo también completarías color. En este sentido, hay que tener en cuenta que dos de los outs los estamos contando por partida doble. El 3 y el 8En total son 15 los outs que tienes para completar alguno de tus proyectos.

OUTS OCULTOS

Existen determinadas situaciones en las que los outs son más complicados de ver pero que, igualmente, nos sirven para mejorar nuestra mano.
Ejemplo de outs ocultos contra ases :
Tienes A♦ A♠ y tu rival 6♦ 7♣ El board es 10♦ K 6♣ 7 Sabemos que los dos ases que hay en el mazo nos dan el bote, peor hay hasta seis outs ocultos que también nos harían ganadores. Y es que, en caso de que un rey o un diez salga en el river tendríamos dobles parejas superiores.
Ejemplo de outs ocultos con overcards contra una pareja baja :
Tienes A♣ K♣ y tu rival 3 3♠ El board es J♦ J♠ 5♣ 6♦De momento, el bote está en manos del rival, pero sabemos que un rey o un as en el river nos dan el bote a nosotros. Eso nos da 6 outs, pero todavía tenemos más outs ocultos. Y es que si se doblase el cinco o el seis ambos jugadores tendríais doble pareja. Sin embargo, tu as te serviría para completar la mejor combinación de cinco cartas.

OUTS DESCONTADOS

Hasta ahora hemos tenido en cuenta todos los outs posibles de la baraja al realizar nuestro análisis. Pero en ocasiones nos encontraremos con que nuestro rival tendrá uno o dos de los outs con los que estamos contando.
Retomamos el anterior ejemplo sobre nuestro proyecto de escalera :
odds

Tienes J♠ 10♠ y el flop es 6♣ Q K Calculamos que tenemos 8 outs, los cuatro ases y los cuatro nueves, que nos dan escalera. ¿Qué pasaría si el rival tuviese, por ejemplo, 6 7? En ese caso dos de tus outs, como son el A y el 9 , completarían nuestra escalera, peor otorgarían el bote al rival, que formaría color. En ese sentido tienes que descontar esos dos outs, lo que reduce tus posibilidades de ganar la mano.

PROBABILIDADES Y ODDS

Existe una forma muy sencilla de calcular las probabilidades que tenemos de mejorar nuestra mano con las cartas comunes. Este porcentaje recibe el nombre de odds.
La probabilidad de completar un proyecto en la siguiente carta podemos deducirlo de multiplicar por dos nuestros outs. La fórmula sería la que sigue: (número de outs) x2
La probabilidad de completar nuestro proyecto desde el flop hasta el river podemos deducirla de multiplicar por cuatro nuestros outs. La fórmula sería la que sigue: (número de outs) x4.
Ejemplo de proyecto de color en el turn :
Cogemos el ejemplo de proyecto de color que hemos realizado anteriormente. Nuestra mano es A♥ 3♥ y el flop es 7♥ 9♣ K♥ Sabemos que tenemos nueve outs. Por tanto, echamos mano de la fórmula y multiplicamos nuestros outs (9) x2 = 18%.
Ejemplo de un proyecto de escalera en el flop :
Tienes un proyecto de escalera gutshot (cuatro outs). Tu intención es conocer tus probabilidades globales, es decir, sumando tus opciones en el turn y el river, entonces debes echar mano de la segunda fórmula planteada. Outs (4) x4 = 16%.

CALCULANDO ODDS

Igual que hemos calculado nuestros outs, y que debemos hacerlo siempre con mucho cuidado, debemos analizar nuestro porcentaje de victoria en cada mano. Las odds describen ese porcentaje entre ganar y perder. ¿Cómo se calcula ese porcentaje?
(Probabilidad de perder) = 100% - (probabilidad de ganar)
Existe una tabla, que veremos más adelante, que es importante manejar. Si no es de memoria, casi, pues nos facilitará la toma de decisiones.
Ejemplo de cálculo de odds con pareja media :
Tienes A 8♣ Tienes y las cuatro primeras comunes son K♣ 8♠ 3 2♦ . Tienes segunda pareja de mesa y asumes que el rival tiene una mano del tipo K♠ Q♠ . Con esa perspectiva sabes que tienes cinco outs para ganar el bote (tres ases y dos ochos).
Para calcular nuestro porcentaje de victoria acudimos a la fórmula (Probabilidad de perder) = 100% - (probabilidad de ganar). La probabilidad de ganar es = al 10%, ya que son cinco outs y los multiplicamos por dos, puesto que solo falta una carta por descubrirse.
Una vez que sabemos que es el 10% podemos completar la ecuación: 100%-10% (probabilidad de ganar) = (probabilidad de perder) 90%. Por lo tanto, si dividimos ese 90% entre el 10% (90/10) tenemos unas odds de 9 a 1.
Ejemplo de cálculo de odds con overcards :
Tienes K♣ Q♠ y las cuatro primeras comunes son 10♦ 9♥ 5♠ 3♣. Tienes opción de escalera gutshot y, asumiendo que tu rival ha ligado pareja con el 10♦, tienes otras seis outs para mejorar su par. Tus opciones de ganar son del 20%. La probabilidad de que tu mano no mejore es, por tanto, del 80%.
Por lo tanto, si dividimos ese 80% entre el 20% (80/20) tenemos unas odds de 4 a 1.

TABLA DE ODDS

Es importante memorizar esta tabla. Aunque será un ejercicio complicado, recomendamos tenerla presente durante las primeras fases de adaptación al juego.

OUTODDS FLOP TO TURNODDS FLOP TO RIVEREXAMPLE
1 45:1 22:1 Trío menor vs Trío mayor
2 22:1 11:1 Pareja menor vs Pareja mayor
3 15:1 7:1 Cartas superiores
4 11:1 5:1 Proyectos de escalera interna
5 8:1 4:1 Pareja menor vs Pareja mayor
6 7:1 3:1 Dos cartas superiores
7 6:1 2,5:1 Proyecto de escalera interna y carta superior
8 5:1 2:1 Proyecto de escalera a doble punta
9 4:1 2:1 Proyecto de color
10 4:1 1,6:1 Proyecto de escalera interna y dos cartas superiores
11 3:1 1,4:1 ---
12 3:1 1,2:1 Proyecto de escalera interna y proyecto de color
13 2,5:1 1,1:1 ---
14 2,4:1 1:1 Proyecto de escalera y dos cartas superiores
15 2:1 1:1 Proyecto de color y dos cartas superiores

POT ODDS

POT ODDS

Este término se refiere a la proporción entre el tamaño del bote y la apuesta que debes pagar. Es decir, una vez que has calculado tus odds debes compararlas con las pot odds para tomar una decisión. Si las pot odds son mayores que las odds, entonces deberías pagar.

Ejemplo de pot odds con proyecto de color máximo :

Tienes proyecto de color máximo (nueve outs) en el flop y el bote es de 4€. Tu rival apuesta 1€, lo que hace que el bote sea de 5€ y que te obligue a poner 1€ en la mesa para ver la siguiente carta. Las pot odds son de 5 a 1, es decir, pagar 1€ para un bote de 5€. Si echamos un ojo a la tabla de odds y corroboramos que nuestras opciones, en este caso, son de 4 a 1, confirmamos que debemos pagar, ya que las pot odds (5 a 1) son superiores a las odds (4 a 1).
Ejemplo de pot odds con proyecto de escalera :
Tienes opción de escalera gutshot (cuatro outs) en el flop y el bote es de 25€. Tu rival apuesta 5€, lo que hace que el bote sea de 30€ y te obligue a poner 5€ en la mesa para ver la siguiente carta. Las pot odds son de 6 a 1. Si echamos un ojo a la tabla de odds corroboramos que nuestras opciones, en este caso, son de 11 a 1, confirmamos que no debemos pagar, ya que las pot odds (6 a 1) son inferiores a las odds (11 a 1).
Ejemplo de pot odds contra un all-in :
Si te enfrentas a una decisión preflop puedes realizar los mismos cálculos, aunque deberás tener en cuenta las odds descritas en la columna "Odds Flop to River".
Ejemplo de odds con proyecto de escalera contra un all-in :
Tienes un proyecto de escalera a dos puntas en el flop y el bote es de 50€. Tu rival hace all-in por 25€, lo que te obliga a pagar 25€ para ver el turn y el river. Las pot odds son de 75 a 25, que podemos simplificar como de 3 a 1. Si echamos un ojo a la tabla de odds, observaremos que nuestras odds son de 2 a 1. Por tanto, las pot odds son mayores que la odds, lo que nos deja claro que debemos pagar.

CONCLUSIÓN

A pesar de ser uno de los aspectos más complicados de la fase de aprendizaje, llevar un perfecto control de los outs y las odds te permitirá tener una base de juego correcta. No hacerlo te llevará a tener una percepción del juego errónea, ya que obtendrás botes gracias a la fortuna y, en el poker, lo importante es reducir esta al máximo.

Subscribe to this RSS feed
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK

Ingresar ó Crear una Cuenta